♬ ☮ ♥

yireh Adriana (:
insideusallisasecret:

pero no te prometo que sea la última. 
whatweneverfelt:

no sé cómo empezar a contar mi historia, sólo habla de amor, no como las bellas historias que terminan felices para siempre, que el amor todo lo puede 
Esta historia es diferente, habla sobre la distancia y de que no todas las historias de amor que se escriben son bellas.
Todo empezó un 30 de noviembre del  2012 cuando nos conocimos
Verán todo comenzó cuando una solicitud en facebook llegó como cualquier otra, lo tomé normal,
recuerdo que ella me escribió con ánimos de conocerme, yo me encontraba algo triste, nunca imaginé que esa chica llegaría a ser tan importante en mi vida, no recuerdo la razón, pero nos pusimos hablar y me puso feliz como si la conociera de hace años, era una sensación inexplicable, sólo era lindo hablar con ella. Sólo que había dos pequeños problemas la diferencia de edad, que eran de 7 años y algo que yo le llamo “Distancia” Somos de diferentes partes de México .
El tiempo pasó y ella me confesó que era algo así como su “amor platónico”, me emocioné al saberlo porque era algo nuevo para mí, pero aún así yo fui frío con ella, yo en ese tiempo tenía novia y no sabía cómo lidiar con eso, no sabía cómo  decirle a mi novia que había alguien más que me llenaba sin lastimarla, así que tan solo me aleje de aquella chica.
Pasó un mes que no nos escribimos, pero comencé a extrañarla , no sé cómo pero ella se había ganado un pedazo de mi alma, la busqué demasiado sin encontrar respuesta, hasta que un día recibí un mensaje de ella , diciéndome que había tenido algunos problemas y que no me avisó porque creía que yo no le importaba,  
nuestras platicas fueron más a menudo, casi no dormíamos con tal de escribirnos, 
recuerdo que ella estando en la escuela me pidió que le marcara para escuchar  mi voz , estando nervioso me animé, no sé cómo describirlo, sólo que es la voz más hermosa y nerviosa que había escuchado en mi vida, que se sentían los nervios más lindos que había sentido jamás , así seguimos día tras día…
Después conocí a otra chica que le empecé hablar demasiado, pasaron unos días, 
esa nueva chica me dijo , “quieres conocer a mi hermana y a su mejor amiga”
me mando una foto y sorpresa que me llevé al ver que era de nuevo ella, sí, esa chica de la que me estaba enamorando pero que no me quería dar cuenta, no supe cómo reaccionar porque no sabía cómo decirles a las dos que me gustaban pero que no sabía qué hacer, sólo les dije que perdón pero no quería que se pelearan por alguien como yo , que no valía la pena , que se olvidaran de mí porque el que se equivoco fui yo y que no merecían sufrir por mi culpa,
Esa noche esa chica hizo lo más estúpido y hermoso que alguien había hecho por mí, fui un manojo de sentimientos, la quería pero la odiaba , me encantó lo que hizo pero a la vez detestaba ese hecho, ella lloró y se cortó mi nombre en su brazo izquierdo.
 
Cuando supe lo que había hecho hablé con ella y le dije que no lo hiciera más , y que siempre estaría junto a ella y no haría más tonterías para hacerla sufrir más, hice la propuesta más estúpida y bella  que a nadie le he hecho jamás , “Cada que tengas ganas de cortarte y no lo hagas, todas esas ocasiones te las cambio por un beso en tu boquita” , llena de ilusión ella acepto como si fuera la propuesta más importante en su vida.
Fue cuando me di cuenta que no había vuelta atrás que tenía que arreglar esto para no seguirla lastimando mas, siempre le dije “Todo puede pasar” y así fue, en Abril del 2013, yo decidi terminar con mi novia y el 19 de ese mes le mande una foto con un cartel que decía 
“Quieres ser mi novia?  =^u^= “ , Ella emocionada e incrédula me preguntaba una y otra vez que si hablaba enserio,  yo solo le dije  “Es verdad te dije que todo podía pasar , Entonces que respondes “, ella aceptó toda emocionada , meses después su mejor amiga me dijo que esa noche ella brincaba de felicidad y que no paraba de decir cosas cursis.
así fueron pasando los días, siempre escribiéndonos y hablando por teléfono, cada vez las cosas se ponían peor porque yo quería abrazarla, besarla decirle de frente todas esas cosas que ella me hacía sentir, pasaron aproximadamente 5 meses así, recuerdo que en septiembre venía una banda que a los dos nos gustaba mucho, es nuestra banda favorita “Never Shout Never”, 
 y venía a la ciudad donde ella vivía, y así podríamos ir juntos , vernos por primera vez en ese viaje que haría,
yo llegue a la ciudad un miércoles  11 de septiembre, le escribí con mucha ilusión de verla, sin tomar en cuenta que yo no sabía andar solo ahí, pero lamentablemente ella no podía y sólo me deprimí.
Al día siguiente ella me escribió diciendo que fuera a buscarla, así que no sé cómo le hice pero aprendí andar en metro, con todo el temor del mundo, solo subí en él, no sabía qué dirección tomar y cada que veía un mapa yo buscaba por donde era hasta que encontré la estación donde ella llegaría para verme, yo llegue a la estación donde ella dijo ¡fue la espera más larga de toda mi vida!  No sé cómo alcé la mirada y la vi , fue lo más lindo que mis ojos habían visto jamás, vestía con un pantalón entubado y una camisa a cuadros, cuando la vi no podía creer que fuera ella, fue la sensación más bonita que he sentido, solo nos acercamos sin decir ninguna palabra nos abrazamos, habíamos esperado tanto ese momento que mi voz no salía de mi boca, tan sólo alcé su cabeza y le di nuestro primer beso, es inolvidable, le dije cuanto esperaba ese momento, cuanto la amaba sin decir ninguna palabra. 
Estuvimos hablando y abrazándonos de que no podíamos creer que nos tuviéramos el uno al otro ahí, ya no existía la distancia, es más no existía nada, no importaba que fuera en una estación del metro, yo amé ese lugar, ese instante, a esa persona que no podía soltar.
Fue difícil cuando le hablaron que se tenía que ir, la fui a dejar hasta un parque donde la esperaban y salí huyendo porque no había avisado que me vería.
Al otro día fue igual llegue a la estación del metro, pero ella tenía que ir a clases así que fuimos a su escuela estando ahí ella se arrepintió y no entró a sus clases, pasamos todo el día juntos hasta la tarde noche que no sé cómo se nos fue el tiempo y no sé cómo su mamá consiguió mi número nos marco muy molesta, era obvio su hija más chica, a mi no me conocían ¿qué podían esperar de mi? solo la deje en la escuela y marqué de nuevo pidiendo disculpas, esa noche no sé cómo regrese con mis amigos, sentía que todo se me venía abajo, que nunca más me dejarían verla y pensar que al día siguiente ya era el concierto, el que por meses habíamos esperado, así que me arme más de valor y le escribí a su mamá pidiendo de nuevo disculpas y que quería hacer las cosas bien, seguir viendo a su hija y poder acercarme a ella en el concierto, no sé cómo pasó pero aceptó.
Llegó el sábado  14 de septiembre, ese día que tanto habíamos esperado, recuerdo que esa noche no pude dormir, y me levanté súper temprano, no comí, más que una paleta, toda iba bien, solo pensaba en a qué hora llegaría ella al salón donde sería el concierto, estuve como 2 horas con amigos y solo volteaba de lado a lado esperándola ver, hasta que por fin llegó, me saludó de un beso y despidió de su familia, estuvimos en la fila por largo tiempo, esa tarde llovió demasiado
pero no importó mojarnos ya que de nuevo sólo existíamos ella y yo, nadie más.
Entramos al concierto y ella nos compró playeras similares con la frase “Joplin”  enseguida nos cambiamos por lo mojados que estábamos, nos tomaron una foto , y nos metimos entre la gente
para ya ver a la banda, fue el concierto que más he disfrutado en toda mi vida, no necesitaba más , por fin era feliz, tenía a mis amigos a lado, mi banda favorita enfrente y a ella abrazándola,
todo fue perfecto no cambiaré el recuerdo de ese día por nada en este mundo.
Terminó el concierto y la fui a dejar con su tío, sólo que se me olvidó darle un muñequito, la busqué y casi me atropellan por no fijarme al cruzar pero no importó por que la encontré.
Al día siguiente no la vi, tan cerca pero a la vez tan lejos.
El 16 fue uno de los días más felices y tristes que puedo recordar,
Ese día me invitaron a su casa, pero era cuando tenía que regresar a mi realidad,
todo iba bien, conocí a su abuelita, estuve con ella en su casa toda la mañana, conocí a “Arqui” un gatito que según es nuestro, jugamos con él y así se pasó volando el tiempo
Fue la primera vez que tuve el valor de tocarle una canción estaba súper nervioso pero la vi a los ojos agarre valor, tome el uke y le cante “She’s Got Style” , Terminando la canción llego la hora de la despedida, el momento más triste de todos, sólo no quería soltarla porque no sabía cuánto tiempo pasaría para volverla a ver, abrazar y besar.
Me acompañó hasta la esquina de la avenida, nos despedimos con un abrazo y le di un beso en la frente con la promesa que pronto regresaría, sólo me voltee y no quise mirar para atrás porque sabía que si la veía ahí solita y triste regresaría corriendo, agarre el primer taxi que pasó y con lágrimas en los ojos subí a él y no había vuelta atrás, los mejores días de mi vida habían pasado y no sabía si volvería a vivir algo parecido con ella.
Llegando a la terminal solo pensaba en ella y parecía que el mundo estaba en mi contra, para cualquier lado que volteara había parejas despidiéndose con lágrimas en los ojos, yo solo quería voltear y que de repente ella estuviera ahí de nuevo pero claro eso sólo pasa en las películas.
El camino a casa fue el más largo de todos, cuando llegue a casa ese ya no era mi “Hogar” entendí que  “Hogar” no es un sitio, Hogar es estar con la persona que amas.
Otra vez regresamos a sólo escribirnos y hablarnos por celular, pero esta vez fue más difícil, como ya nos habíamos visto, ahora sólo no tenía ganas de verla, ella se volvió indispensable para mí, me hacía falta algo, tan solo la extrañaba.
Pasaron dos meses así, hasta que una noche ella lloro y me dijo “no aguanto más, sólo quiero que estés aquí conmigo”.
Mi plan era verla hasta navidad, no aguante y ese mismo fin de semana salí de nuevo para su ciudad.
Llegando a la terminal de ahí, lo primero que hice fue buscar un taxi e irme directo hacia su casa sigo sin recordar como llegue por lo que sólo una vez había ido, no tenía hambre ni sed, solo la necesidad de llegar a su casa tocar el timbre y ella saliera corriendo a verme, así pasó.
Me escondí a un lado de la pared y cuando ella salió la sorprendí, la abrace y la bese, diciéndole una vez más que la extrañaba tanto sin necesidad de hablar.
Ese día subí nervioso las escaleras de su casa porque sabía que era hora de conocer a su mamá
sólo me sentó en el sillón y me dijo “espera”, no sabía qué hacer eran tanto los nervios que regresó mi manía de comerme las uñas, alcé la mirada y ella regresó con todos los nervios del mundo y la incomodidad más grande, se sentó junto a mí, tomó mi mano como diciéndome que me preparara.
Su mamá salió dijo buenos días, se sentó casi enfrente de mí y dijo “Hola soy la mamá de… como veras mi hija aun es una niña y pues sólo te pido que la cuides, mientras hagas feliz a mi niña tendrás mi apoyo, hoy quédense en la casa coman, escuchen música y un gusto conocerte”
sorprendido solo alcancé a decir  “gracias” fue un alivio sentir que su mamá a pesar de la diferencia de edad entre su hija y yo, me apoyaba.
Ese día pasamos todo el día en su casa, jugando con el gato, riendo de las tonterías que acostumbro hablar, poniéndole y quitándole mi gorra, fuimos al parque que esta junto a su casa tan solo fumando e imaginando una vida para el futuro.
Me fui de su casa tarde aún con maletas cargando, fui al metro donde unos amigos me aguardaban para quedarme con ellos y así terminó ese día.
Empezó el día de nuevo despertando temprano y sin casi dormir, bañándome con agua fría porque de casualidad no supe como ocupar la regadera eléctrica en casa de mi amigo, ese día sería especial, raro pero especial, no sabía que se hacía en esas ocasiones era algo nuevo para mí, ese día nos tocaba salir con su mamá y con su novio, llegue a la hora acordada, me abrió y solo se encontraba ella con sus dos sobrinos , ella pensó que no había nadie y no podíamos salir o algo para no dejarlos solos , tomamos leche con chocolate por que no había desayunado nada y no me gusta hacerlo por miedo a enfermarme durante mis viajes,  teníamos que esperar a que su mamá regresara que fue a casa de su novio, dijo que llegaría como alas 11 o 12 pero no llegaba
Ese día fue muy hermoso, jugamos con el gato…
Entre a su cuarto por primera vez, por lo que no aguantaba el sueño, me acosté encima de ella, entre que me quedaba dormido y la miraba, sentía que era como un sueño, de esos sueños que no deseas despertar NUNCA.
Sus sobrinos entraron al cuarto por que estaban aburridos y querían jugar vídeo juego, jugamos un rato con ellos pero yo solo disfrutaba el hecho de estar acostados juntos y ver su rostro emocionado mientras jugaba vídeo juego, debo admitirlo ella me enseñó ese día a jugar.
Ya casi dormidos escuchamos que sonó el timbre de su casa ¡Era su mamá! nos paramos corriendo de su cama por miedo que malentendiera la situación de que estábamos acostados juntos, ella salió corriendo a abrirle, mientras yo salía hacia el baño para acomodarme el cabello y lavarme la cara, entrando su mamá a la casa, lo primero que hizo fue preguntar qué hacíamos, ella le explico que solo estábamos acostados y jugando vídeo juego, y preguntó de nuevo  “¿Están solos?” con una cara de sorpresa, fue cuando salieron sus dos sobrinos  de su cuarto, vio que no estábamos solos y se tranquilizó.
Salimos de la casa, abajo ya nos esperaba el novio de su mamá, recuerdo que a ella la saludo muy efusivamente como queriéndosela ganar, haciéndola sentir que con él podría contar como si fuera un papá para ella, a mi me saludo muy respetuosamente, yo tenía algo de nervios por miedo que él dijera algo, como alguna recomendación o algo, pero solo saludó.
No me dijeron a dónde íbamos solo bajamos del taxi, su mamá y su novio siempre caminando delante de nosotros, como diciendo “hagan como si no viniéramos”, como si no nos conociéramos solo sígannos” y así fue todo el camino, hasta ahora sigo sin saber cómo se llama ese lugar, solo que era un parque y había una feria del libro.
No sé cuánto tiempo estuvimos ahí, sólo que la pasé bien en compañía de ella, su mamá y el novio de su mamá.
Caminando, yo siempre hablando tonterías , equivocándome con las palabras al hablar, ella riéndose de mis torpeces como siempre, todo era perfecto, sólo que ese día en el rostro de ella se dibujaba tristeza, yo le pregunté y pregunté, pero ella decía que todo estaba bien, aunque yo sabía que no.
Nos cansamos así que tomamos un taxi de regreso a su casa, pero su mamá y su novio tenían hambre así que nos bajamos en un como tianguis que se pone cerca de su casa, caminamos hasta encontrar un puesto, nos sentamos, le pregunte que quería de comer pero ella dijo que no quería nada, éramos de esas parejas de “Si tu no comes, yo tampoco. Si tu no lo haces yo seré solidario contigo” suena algo estúpido pero así éramos.
Mientras su mamá y el novio de su mamá comían, nosotros solo nos besábamos, recuerdo que ella medio se enojo por que yo no la besaba con tanta intensidad como ella lo hacía, estaba su mamá vigilándonos y eso me llenaba de pena, solo quería que me viera normal y no pensara cosas malas de mí. 
Vi de nuevo esa tristeza en su cara , le pregunté una vez más que tenia, sólo me abrazo y me susurro al oído  “se acerca el día en el que te irás y no quiero que lo hagas”.
Por fin llegamos a su casa  estuvimos sentados en ese sofá que ya era como “nuestro” siempre sentados ahí sonriendo o peleando, fue donde escuche algo que hasta la fecha me anima recordar,
su prima dijo “y ahora por qué tan feliz?  milagro que te veo con ropa que no sea de color negro, si siempre vistes de negro y estas enojada “ 
ella roja con una sonrisa nerviosa le dijo “Cállate”, yo solo reí y la besé, así terminó un día más.
Al otro día lo mismo, despertar temprano, bañarme y no desayunar, tomando un taxi que me dejara en la puerta de su casa, tocar y que ella bajara las escalaras corriendo con el ánimo de ya verme, recibiéndome con un hola y un beso.
Ese día estaba su abuelita, ella desde el primer día que me conoció me “obligaba” a comer y no me dejaba pararme de la mesa hasta que terminara todo, mi novia solo se divertía con el hecho de verme “sufrir”.
Ese día salimos la mayor parte porque su abuelita saldría y no quería dejarnos solos adentro de su casa, así que salimos con intención de ir al cine, pero estando en la plaza nos pareció aburrida la idea, estar sentados sin podernos hablar tanto tiempo sonó tan mal, con lo que nos gusta hablar a los dos.
Solo me acompaño a comprar de desayunar, caminamos y caminamos sin hallar qué hacer, así que decidimos regresar a su casa con la esperanza que su abuelita ya hubiera regresado, llegamos pero no había nadie, así que nos fuimos a un parque que está cerca de su casa, pasamos otro de los momentos que me gusta decir que son “inolvidables”  sentados en ese parque le toqué y canté de nuevo con mi uke en mano, era la segunda vez que lo haría así que volví a llenarme de nervios
todo salió perfecto, ella me grabó, nos tomamos fotos  muchas fotos , se nos fue el tiempo riendo como siempre, mire el reloj y le dije “ya es hora de volver a tu casa” estuvimos ahí sentados en el sillón hablando tonterías, riéndonos hasta que se hizo noche, el ambiente se puso triste porque al día siguiente se terminaba el “sueño” yo tenía que regresar a mi ciudad, volver a nuestra realidad.
Empezó otra vez el día, ahora me levante más temprano y con mas ánimos de verla, era  19 y cumplíamos 7 meses de andar, pensarán que es poco pero por la distancia y las pocas veces que la veía se me hacía eterno el tiempo que transcurría para vernos de nuevo.
Me despedí de mi amigo y su familia dándoles las gracias de lo lindo que me habían tratado.
Ese día quería llegar más temprano pero por alguna razón había mucho tráfico y tarde más de una hora en llegar a su casa, eso no importo porque ella bajo con mas ánimos, abrió la puerta y los mismo nervios se sentían como si fuera la primera vez que nos veíamos, saludarnos de beso y con un “Hola mi amor” todo era tan perfecto, subir a su casa y que su abuelita me invitara a desayunar, esta vez si no me obligó a comer tanto porque sabía que viajaría, sentados en ese sofá rojo, ella en la misma esquina y yo alado de ella, de repente todo se puso muy triste porque sabíamos que en unas horas tenía que partir a mi ciudad.
Solo la abracé sin decir ninguna palabra le dije “Te extrañare”.
Con lagrimas en los ojos  le dije “no quiero que este abrazo termine no te quiero soltar has que no pase el tiempo, solo no me quiero ir “ estuvimos largo tiempo así yo sin saber que sería el último gran abrazo que nos daríamos, lleno de amor, seguros de lo que sentíamos uno del otro. Aún seguro que nunca la perdería.
No recuerdo que día exactamente fue pero ella me dijo mirándome a los ojos “Después de lo que vivimos, no te vas a librar de mí tan fácilmente”
esas palabras llenaron mi corazón, no sé porque pero le creí, que tonto fui.
Ella tenía que ir a la escuela así que espere que se arreglara sentado en el sofá, no sé por qué miré toda la casa como que sintiendo que después de ese día ya no la vería igual, ella salió ya con su uniforme puesto, es el uniforme más feo que he visto en mi vida pero no sé por qué ella se veía hermosa. Tomó su mochila y yo mis maletas, tomé su mano y ella la entrelazo en la suya, le dije “Dame tu mochila” y ella se negó, le dije “quiero hacerlo sería hermoso eso”, así que me la dio, bajamos las escaleras, su abuelita dijo “les doy 10 min a solas para despedirse” 
fueron los 10 min más rápidos de mi vida, sólo recuerdo que estuvimos en la puerta, ella vio una araña, se espantó porque es a lo que ella teme, me quite el tenis y la mate, fui su héroe por un momento, bajó su abuelita y las acompañe hasta la esquina, nos besamos y abrazamos, nos dijimos adiós pero ya no tan tristes porque teníamos la seguridad que esto seguiría cada vez mejor  y que no pasaría tanto tiempo para vernos de nuevo, cometí el error más grande de mi vida, 
solté su mano y la deje ir.
Volvimos una vez más a lo de siempre, escribirnos y llamándonos, siempre con esa sensación de extrañarnos, solo que esta vez ya hacíamos video llamadas siempre era lindo verla aunque estuviera demasiado lejos de mí, pero como que nos ayudaba mas para soportar la maldita distancia.
Lo que nunca voy a olvidar es que un día ella me mando un mensaje con una canción de su otra banda favorita “Falling in reverse”, en la canción el que canta llora y fue donde paso esta conversación;
-Mi amor por que Ronnie llora? :c
-Es que su novia se enamoro de otro, bebe.
-Ay que feo :c eso nunca pasara verdad?
- Nunca mi amor :c
Llegó diciembre ese mes que estábamos esperando porque desde la primera vez que nos vimos nuestro deseo era pasar navidad juntos y que después ella viniera por fin a mi ciudad, todo se veía perfecto nada lo podría arruinar, Error.
Empezó diciembre, comenzó la “Pesadilla”
Un día ella se puso bien rara conmigo me escribía sin amor, yo pensé que era uno de sus enojos normales y que le pasaría pero no, así duro dos semanas, me hacía sentir culpable yo pensé que era mi culpa que ella estuviera tan fría conmigo, le compuse una canción y me dio las gracias, me hablo como antes, pero solo un rato, de ahí siguió con lo mismo, quito mis fotos de protector de pantalla de su celular, así que yo quería aclarar todo, ella no se emocionó de que le hablé, que le canté como nunca le había cantado a nadie, ella no se emocionó ni de saber que iría a verla.
Llegó 19 ese día que cumplíamos 8 meses, ese día que iría a verla, llegue a su ciudad y pero al contrario a otras ocasiones ella no quiso que fuera directo a su casa, según que saldría a no sé donde pero yo sabía que algo pasaba, así que ese día ni si quiera me mandó un mensaje, diciendo que cumplíamos un mes más como ella acostumbraba a escribirlos tan hermosos como sólo ella sabía, ese día salí con mis amigos y recuerdo que la pasé fumando y tomando.
Al siguiente día la fui a ver pero ya no tan temprano, porque ella dijo que quería dormir que no quería levantarse tan temprano y lo entendí,
llegué con la misma emoción de siempre, antes de llegar a su casa pase a comprar una rosa, cuando llegué ya no bajó corriendo por mí, solo abrió su puerta desde un interruptor y por el radio del timbre solo dijo “pasa”, subí las escaleras y ella salió en calcetines medio arreglada, le di la rosa y solo me besó y dijo gracias, ya no estaba sentada en el mismo lugar donde se sentaba, yo intenté ponerme a su lado, acostarme en ella y que jugara con mi cabello como acostumbraba, ella solo dijo “espérame me estoy arreglando”
Antes cuando se arreglaba yo le agarraba el espejo y ella me miraba tímidamente y se sonrojaba.
Sólo me alejé de ella y saqué una carta, ella no la leyó como que le dio igual.
Conocí a “nuestro” nuevo gatito que le puse Nellin, ahora no solo era Arqui, entre todo lo malo pasó algo lindo cuando yo cargue a Nellin y ella a Arqui y nos abrazamos como si fuéramos una “Familia”
Ese día salimos con su hermana, sí, aquella chica que mencioné que “pelearon” por mi cuando aun no andábamos, me empecé a enfermar, con todo el sol que había yo llevaba un suéter súper abrigador, ella ya no me tomaba de la mano y preguntaba mucho por mi amigo que según le gustaba a su hermana, no sé si lo hizo con intención de molestarme o que en verdad le gustaba.
Pasó un buen rato así hasta que me dio la mano pero todo seguía tan frio, su hermana se paró a comprar comida para llevar a su casa, y fue donde me alejé de ella, me empezó a fastidiar que ella me tratara así , imaginen viajar 14 horas en total de mi ciudad a la suya, después 4 horas más diario de ida y de regreso de la casa de donde me quedaba hasta su casa, deje a mi familia, prácticamente deje todo por ella , sólo era injusto que ella me tratara así.
Su hermana se dio cuenta que algo pasaba, era obvio, me cuestionó a mí como si yo tuviera la culpa, yo solo dije “Es que no se que tenga ella” habló con ella y ella dijo que yo era el raro ¿pueden creerlo?
así estuvimos hasta llegar a su casa, su hermana no nos dejó subir hasta que arregláramos nuestros problemas, nos quedamos abajo y le pregunté qué tenía, ella dijo que nada, le pregunté “¿Quieres que sigamos? ¿Quieres que todo sea hermoso como antes? ella fríamente  contestó que sí, nos dimos un frío abrazo y ella sólo me jaló para que ya subiéramos, intenté detenerla y ella dijo “Ya vamos, ya arreglamos todo” pero yo sabía que no.
Yo sabía que esto en cualquier momento terminaría, pero no tenía el valor para decírselo, ella ya no me cuidaba, antes me jalaba hasta para cruzar la calle, porque soy bien tonto para cruzarlas, ahora no le importaba, entramos a su casa y yo enfermé más, sólo me acuerdo que me dijo acuéstate, me recosté sobre ella mientras me quedaba dormido ella jugaba con mi cabello, como antes pero ahora era todo frío, no recuerdo qué más pasó ni cómo llegue a la casa donde me quedaba, solo ella me contó que cuando me fue a dejar a la esquina yo quería terminar con ella.
Al siguiente día no pensaba irla a ver por qué dijo que saldría pero yo le dije que aunque sea irle a dejar su regalo de navidad que le habría comprado por que yo me iría pronto, yo sólo pensaba en ya terminar todo, darle su regalo y regresarme a mi ciudad lo más pronto posible para no pasar navidad solo.
Cuando llegue a su casa ella no abría la puerta, le escribí un mensaje diciéndole que abajo dejaba su regalo que yo ya me iba.
Cuando ya me iba su abuelita llegó en un taxi, me dijo que le ayudara a subir unas bolsas que estaban pesadas, fue cuando subí, estando en su casa revise mi celular y tenía un mensaje de ella que decía “Espera :c no te vayas” , su abuelita me dijo algo como “Ella te hizo algo muy bonito se desvelo haciéndolo y tú que peleas con ella”, eso me hizo sentir  mal porque yo iba decidido a terminar  todo, de repente ella salió aún con la ropa del día anterior, todo estuvo “bien” nos tomamos de las manos, nos besamos y nos entregamos nuestros regalos, es el regalo más hermoso que me han dado,  era un disco de mi banda favorita, un peluche y una carta enorme, sin exagerar era enorme, por lo que tanto ella se desveló en la madruga y no se había despertado aún, eso me hizo sentir demasiado bien, ya no le mencioné nada de terminar, solo me fui de su casa y en el camino iba pensando en cómo era tan tonto por pensar eso, otra vez era feliz.
Ella ese día tenia “posada” con su familia, su mamá me había invitado pero ella dijo que no quería que estuviera porque su familia me cuestionaría mucho por la diferencia de edad, sólo no quería incomodarme.
Al siguiente día no la vi por que volvió a decirme que saldría.
Otro día y pensé que llegando a su casa todo estaría mejor pero no todo seguía tan mal 
su abuelita hasta dijo “si antes todo el tiempo estaban abrazados, no se despegaban ¿qué les pasa?” yo sólo sonreí y no supe que contestar, fuimos al parque donde siempre íbamos a platicar, aquel parque donde yo me recostaba en ella, donde la hacía reír, donde le tocaba y cantaba. 
Sólo esa vez estuvimos ahí ella con enojo que reflejaba su rostro, fumando como si quisiera morir, no sabía cómo distraerla como hacerla reír, de repente le pregunté sobre al concierto que había ido hace poco, con ilusión en su cara me conto todo, la besaba y me decía “Espérate estamos platicando” así me traía sin entender aún lo que pasaba, me contó sobre su serie favorita, esa platica fue de mejores amigos, eso en lo que nos habíamos convertido, todo fue especial fuimos otra vez aparte de ser novios ser mejores amigos, eso que siempre le decía, esa confianza que nos teníamos al contarnos todo.
Decidí quedarme con la idea que pasaría noche buena y navidad con ella, la peor decisión que he tomado en mi vida.
Llegó el 24 y yo sólo esperaba que ella me dijera haber a qué hora tenía que llegar a su casa, me fue dando excusas tras excusa y esa hora jamás llegó.
Sólo salí a comprarle un disco, para dárselo al siguiente día.
La peor noche buena y navidad que he pasado en mi vida, solo sin nada que hacer, así que le escribí un mensaje reprochándoselo y me dormí.
El 25 llegó con enojo y sentimiento de tristeza en mí, decidí que no quería soportar eso más, que era momento de regresar a mi ciudad, me levanté preparé mis maletas, antes de llegar a su casa pase a comprar el boleto de autobús, llegue a su casa, ella aún no había despertado, antes le daba pena salir en pijama a verme, esta vez no le importó salir así, desayunamos en su casa como siempre, jugamos como siempre, la primera vez que jugamos más “rudo” yo sólo le hice cosquillas pero no le gustó, salió su mamá y el novio de su mamá , me saludaron bien ellos no sabían que estábamos mal, sólo nos veían riendo y jugando como siempre, bueno no como siempre por que las cosas se sentían frías, esta vez tenía muchas ganas de irme de ese lugar, no soportaba más ese hecho, esta vez no me fue a dejar hasta la esquina solo me dejo ahí en su puerta, me dio un beso y yo un disco y sólo me fui.
Pasaron dos días y me escribió diciendo que mejor nos diéramos un tiempo que yo la regaba mucho, yo no acepté y la convencí de no hacerlo, horas después lo pensé y fui yo el que le dijo que tenía razón y que no tenía sentido seguir así.
Pasaron dos días más y yo sentía que la necesitaba, lamentablemente ella se convirtió en todo para mí, esos días estuve tan mal, le escribí diciéndole todo lo que sentía por ella que la amaba y que quería regresar con ella, ella sólo dijo “owww <3” yo pensé que diría que sí, lamentablemente me dijo que no, que aún no era suficiente para ella.
ese día le pregunté a su mejor amiga que, qué le había dicho y me contó que ella sufría por la distancia, así que ese día terminé con ella, con el dolor que más he sentido en el corazón, sólo ya no quería hacerla sufrir más, ella no se negó ni discutió ni nada, sólo me pidió que ese día nos siguiéramos escribiendo, que siguiéramos siendo amigos, sabíamos el uno del otro y no quería terminar mal, así que lo hicimos aun nos decíamos te amo, ya no peleábamos ya todo se había arreglado y a pesar de todo había sido la mejor decisión.
Terminó el año y pensé que sería un nuevo inicio con ella que nos llevaríamos como antes, que olvidaríamos nuestras peleas pero no…
Algunas veces me decía que salía con un amigo, que no era lo que yo pensaba que tranquilo, siempre me tranquilizaba con un te amo.
Empezando el año yo le desee un feliz año y un buen cumpleaños por que casualmente también era su cumpleaños, todo iba tan bien hasta que tontamente yo hice la pregunta más estúpida de todas, “Ya la verdad dime que pasó, por qué cambiaste?
Fue cuando ella rompió mi corazón, lo hizo pedazos, pasó lo que más temía, 
“Mi novia se enamoro de otro”.
 Me confesó que ella empezó a cambiar conmigo porque me había engañado, se besó con un chico, ella dijo “me deje llevar, él me robó un beso” lo peor no fue eso, lo peor que ella se enamoró de ese chico, me dejo de querer a mí, me tuvo engañado todo este mes, haciéndome sentir culpable día tras días mientras ella ya se besaba con otro, las veces que estuve ahí y que decía que salía, era con él.
Las veces que me decía “tranquilo sólo es un amigo” ella salía con él, mientras yo me sentía muy mal en casa solo, pensando en ella.
Me hizo sentir miserable, perder la confianza en todo, confiaba en ella como no tienen idea, sólo he dejado en confiar en la gente, en un momento hizo confusa mi vida, no sabía cómo reaccionar, me convertí en la persona más estúpida, y en su cumpleaños nos deseamos que todo nos fuera mal, dije “ojalá te hagan sufrir como tú lo haces conmigo” ella dijo “Ojalá todas te sigan haciendo igual”  ya no soporté eso, le pedí perdón y le deje de escribir.
Nos seguimos escribiendo ella me pidió perdón una y mil veces por lo que me hizo, pero le dije: “Algún día te perdonaré, aún no es momento” ella sólo dijo “Estaré esperando ese día con ansias” 
a pesar de todo yo no quise que saliera de mi vida, en la actualidad aún nos escribimos, a veces bien a veces mal, a veces como amigos a veces como enemigos.
Lo que más extraño son esas noches que nos develábamos y no terminaban nuestros temas de conversación hasta que alguien se quedara dormido, poder contarle mis problemas y ella me contara los suyos, verla y ver esa felicidad que creaba en sus ojos, poderle demostrar con un simple abrazo todo lo que sentía por ella y besar esa linda boca. 
No sé si algún día la vuelva a ver, no sé si nuestros caminos se vuelvan a juntar en algunos años, no sé si vuelva a ser tan feliz como lo fui con ella, no sé si vuelva amar como la amé a ella,
 “Todo puede pasar”.
Con toda esta historia quiero decirles que estas cosas en verdad pasan,
que las historias más hermosas  pueden convertirse en la historia más dolorosa,
el amor no vence a la distancia ni lo puede todo,
que se queden con lo más hermoso que pasaron con esa persona de lo contrario terminarán odiándola  “Los buenos tiempos hacen que los malos valgan la pena”
No están solos en esto , tampoco se desanimen vivan su vida y creen su propia historia, 
la mía lamentablemente terminó muy mal, pero eso no quiere decir que a ustedes les pasará igual ni que será la última que viviré,
cosas mejores vendrán yo lo sé, sí esta historia puede servirte de algo habré cumplido con mi objetivo, te lo comparto de todo corazón y si alguna vez  te pasa algo similar puedes contar conmigo.
-Meow 

*.*
newyork:

Richard Sandler

*u*

A snazzyspace.com Theme A snazzyspace.com Theme Tumblr Cursors | Tumblr Theme